Baños Turcos: Ideas, imágenes y decoración

  1. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  2. Ad
  3. Ad
  4. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  5. Ad
  6. Ad
  7. Ad
  8. Ad

Sea de origen oriental (los baños turcos) o de tradición finlandesa (el sauna), un baño de calor hace transpirar al cuerpo, permite eliminar toxinas acumuladas en el cuerpo y relajarse luego de un día intenso de trabajo o de ejercicio físico. Ambos relajan los músculos, ayudan a reducir el estrés y promueven el sueño. Este artículo se refiere específicamente al baño turco, que se diferencia del sauna en que tiene una variedad de habitaciones y piscinas y funciona de manera distinta a la del sauna finlandés. 

Beneficios de los baños turcos 

El baño turco, cuyo nombre original es “hammam”, es un baño de vapor húmedo. En el Perú, se trata de un complejo al que se entra pagando una membresía y son muy populares, por lo que casi nadie los tiene en casa. Se compone de varias habitaciones que van aumentando el calor hasta llegar a los 50ºC y un 100% de humedad, de manera progresiva, y finalmente una piscina de agua fría. Una sesión dura aproximadamente 45 minutos.

El calor húmedo provoca una transpiración intensa que abre los poros y dilata los vasos sanguíneos, por lo que se recomienda luego de una actividad muscular intensa. El vapor ayuda a distender los músculos, aligerar los nudos e incluso eliminar dolores en los ligamentos. También es recomendado para descongestionar los bronquios, como lo saben todas las madres que tienen hijos con asma, una condición común en la costa peruana, especialmente en Lima. Ahora bien, contrariamente a la creencia popular, no ayuda a perder peso.

Distintos tipos de baño turco y sus precios 

La membresía de un baño turco en Lima depende del lugar donde se encuentre y el nivel socioeconómico del público que recibe, sin embargo, si quieres construir uno en casa o montar un negocio, debes conocer los tipos y precios que existen en el mercado.

El precio depende, para empezar, de cómo elijas construirlo: ¿Quieres hacerlo tú mismo? ¿Vas a contratar a un profesional? ¿Vas a invertir en uno prefabricado?

Un sistema de baño turco prefabricado cuesta unos US$ 900 por una cabina sencilla, que es perfecta para una casa particular, ya que no ocupa mucho espacio y cumple con el objetivo de tomar un baño de vapor.

Si decides construir uno de masonería, fabricado por profesionales, puedes ver primero a los expertos de homifyconsultar con ellos de acuerdo a tu presupuesto y tus necesidades. De acuerdo a la complejidad, el costo será más elevado. 

- Una cabina de baño de vapor: entre US$ 900  y US$ 3,000, dependiendo de si se trata de una cabina simple de vapor o una que además incluya un sauna. Las más sencillas no necesitan más que una conexión al desagüe y de un sistema generador de vapor.

- Una cabina con ducha: entre US$ 1,000  y US$ 7,000, y es ideal para espacios pequeños, pero necesita de más conexiones de agua para la ducha, así como una terma, o la conexión a la misma, para regular la temperatura del agua de la ducha. 

- Una cabina de azulejos: entre US$ 4,000 y US$ 9,000, hecho de materiales compuestos termoformados. El moldeo se realiza a menudo de manera personalizada, de acuerdo a tus necesidades. Es más fácil de instalar que un hammam de mampostería.

- Un baño turco completamente de mampostería: entre US$ 10,000 y US$ 15,000. Son los más caros y los más complejos, pues implican el trabajo de obreros, plomeros y electricistas. Pero son los más personalizables y pueden incluir dos o tres habitaciones. Además, pueden incluir todos los acabados que quieras darle.

¿Cuáles son los mejores materiales y elementos para un baño turco?  

Para la base, los materiales deben tener una buena resistencia térmica y debe ser hidrofóbico: poliestireno extruido, poliestireno expandido, lana de cáñamo, lana de roca, corcho expandido y vermiculita exfoliada.

La presencia de agua, sea en forma de vapor o líquida, en estancias interiores puede conducir a desórdenes importantes en otros materiales no convencionales, tales como la madera, el revestimiento en seco, la placa de yeso revestida de cartón, el ladrillo montado en yeso, el yeso manual o proyectado. Otros soportes tales como el mortero, el ladrillo o el hormigón celular son insensibles, pero no son resistentes al agua.

Para los revestimientos, tienes varias opciones:

El tadelakt o Cal de Makarrech es un revestimiento brillante y casi impermeable. Puede ser utilizado tanto en interiores como en exteriores, incluso en los baños y en el suelo. El acabado final del tadelakt se hace frotando con un canto rodado, método que conlleva unas ondulaciones de aspecto muy decorativo. Finalmente se frota con un jabón de aceite de oliva, negro, tratamiento que hay que repetir cada pocos años si se quiere mantener la impermeabilidad.

Los azulejos son los más populares para los baños turcos, ya que ofrecen muchas ventajas, especialmente en términos de higiene. Ideales para espacios húmedos, los azulejos son a la vez fáciles de limpiar y resistentes al agua. Más allá de su aspecto práctico, también permites decorar el baño de vapor de acuerdo con tus deseos.

Finalmente, para la puerta, necesitarás una de un grosor mayor a la que usarías en otra habitación, además que resista a altos niveles de humedad. Necesitarás asegurarte de que las bisagras sean de calidad y de un grosor superior, además de estar revestidos con un anticorrosivo. La puerta debe evitar que el vapor escape del baño, de lo contrario puede incurrir en daños internos, así como hacer que la zona exterior se llene de humedad.

Otros elementos que necesitarás son:

- Un sistema eléctrico para el generador de vapor. 

- Un sistema de alimentación de agua.

- Un acceso al desagüe. 

- Un acceso de agua para la limpieza, así como para la ducha, si instalas una.

- Una entrada de aire instalada en la puerta.