Casas estilo escandinavo: Ideas, imágenes y decoración

  1. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  2. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  3. Ad
  4. Ad
  5. Ad
  6. Ad

El diseño escandinavo nacido a mediados del siglo XX que perdura hasta la actualidad con tan sólo algunos cambios, se ha convertido en una tendencia destacada en el área de diseño de interiores, originario del estilo propio de decoración de los países del norte de Europa (inicialmente Noruega y Suecia, y posteriormente Dinamarca y Finlandia) se encuentra ligado a entornos en los que prevalecen la luz, la madera y el confort.

Hoy es posible encontrar ambientes con atractivo nórdico en cualquier lugar, caracterizados por sus átmosferas relajadas y simples, en una casa de estilo escandinavo por ejemplo el alcance de los toques naturales y la luminosidad está dado por la aplicación de colores claros y por el máximo aprovechamiento de la luz solar en toda la estructura, usualmente se usan tejidos como el algodón, la lana y el lino en tapicerías, almohadillas y alfombras que se mezclan con estampados y piezas más modernas, para una buena asesoría en este aspecto puedes consultar a profesionales en textiles y tapicería que te ayudarán a hacer las elecciones más apropiadas.

Naturalidad en los materiales y la decoración.

Los materiales más usados son aquellos que proporcionan un aire de sencillez y funcionalidad, se usan diseños lisos, rayados o con estampados geométricos que contribuyen a crear un espacio con carácter moderno.

La madera como elemento estrella es utilizada por su durabilidad y el aspecto de calidez que produce, se encuentra en: los muebles, revistiendo suelos y paredes, en complementos decorativos como: marcos de cuadros y portarretratos de diferentes tamaños, preferiblemente dejando vetas e imperfecciones a la vista para mantener el aspecto natural y usando tonos claros para garantizar la sensación de amplitud y luminosidad. Unas de las más usadas son: el abedul, la haya, el pino rojo, o la teca con las cuales puedes diseñar una completa casa de madera con corte escandinavo.

En la decoración se presentan figuras de animales propios del norte de Europa con cabezas de ciervo, cuernos y pieles, troncos tallados que hacen las veces de perchero, plantas en macetas de mimbre, metal o sobre sillones, objetos que mezclados con otros elementos como el vidrio, la piedra y el ladrillo ambientan un lugar acogedor que recrea lo más exótico de la naturaleza.

Blanco que resplandece y mezclas de colores.

El color base o telón de fondo en una casa de estilo escandinavo es por definición el blanco puro en prácticamente todos los detalles: paredes (a menos de que estén cubiertas de papel tapiz con una imágen moderna), techos, suelos (que también pueden ser de madera marrón o en tonos de la escala de grises) y una buena parte del mobiliario, convirtiéndose en el escenario perfecto para acondicionar fácilmente el resto de componentes decorativos; otras opciones acertadas son tonos más claros como: el beige o tonos hueso. Estas bases neutras se combinan posteriormente con techumbres o unos cuantos muros en colores más fuertes:  negro, naranja, verdes, azules, y amarillos los cuales con matices metálicos crean el contraste ideal con muebles y objetos.

Iluminación natural y artificial.

En una casa de estilo escandinavo se potencia especialmente la luz natural, hay que darle gran importancia a cada rayo de sol en los interiores por lo cual se diseñan estructuras muy bien pensadas con una correcta orientación de las ventanas que generalmente suelen ser de generosas dimensiones, en muchos casos se evita el uso de cortinas pero de emplearse deben ser de telas finas como la seda o el poliéster para permitir una mejor entrada de la luz, la ubicación del mobiliario y de piezas como los espejos que facilitan la reflexión  de la misma también es clave, de esta forma se obtiene un ambiente muy bien iluminado.

Por otro lado el uso de  la luz artificial es también muy útil cuando empieza a oscurecer, con un corte moderno y original en lámparas colgantes colocadas a diferentes alturas y en distintas zonas del techo, en las mesas o de pie se obtendrán puntos de luz que bastarán para iluminar zonas de gran concurrencia. Adicionalmente velas de distintos  tamaños y tipos aportarán calidez y vitalidad incluso cuando se oculte el sol.

Áreas funcionales y ligeras.

Unas áreas a destacar con grandes columnas o vigas en madera en paredes, techos y suelos son las terrazas y balcones, se completan con muebles generalmente minimalistas y naturales, fabricados en maderas especiales para exteriores o en policloruro de vinilo (PVC): un conjunto de mesa y sillas que recrean un comedor o sala de estar al aire libre, un banco o un par de hamacas acompañados de textiles como mantas, cojines y alfombras con colores llamativos y alegres sin dejar atrás la asistencia de plantas y flores silvestres transmitiendo esa naturalidad propia de la expresión escandinava.

En general las casas de este estilo están divididas de forma abierta o semiabierta  olvidándose de las recios muros y puertas interiores divisorias dándole espacio a las zonas compartidas multifuncionales que son divididas inteligentemente por columnas suaves y paredes a media altura, las regiones dispuestas suelen ser amplias y despejadas con un enfoque minimalista que sólo presta atención a los elementos esenciales con líneas simples, curvas o rectas huyendo del exceso de enseres para brindar la sensación de liviandad y donde el mínimo mobiliario que permanece tiene una función clara y específica creando espacios realmente sencillos y cómodos.