Casas unifamiliares: Ideas, diseños y decoración

  1. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  2. Ad
  3. Ad
  4. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  5. Ad
  6. Ad
  7. Ad
  8. Ad
  9. Ad
  10. Ad
  11. Ad
  12. Ad
  13. Ad

Vivienda Unifamiliar

Una casa unifamiliar es aquella en la que habita solo una familia y es la primera que viene a la mente cuando pensamos en una vivienda. La vivienda como tal es todo espacio cerrado con techo y habilitado para soportar la vida de una o un grupo de personas; la palabra unifamiliar se refiere a que aquel espacio lo ocupa una sola familia. Se diferencia de las viviendas colectivas, donde viven varias familias, sea en condominios o en edificios.

Hoy en día las ciudades tienen muy pocas viviendas de este tipo, debido a la gran densidad de población. Si por ejemplo en una manzana hay 20 viviendas unifamiliares de 4 personas cada una, tienes a 80 personas en la manzana, pero la misma manzana puede albergar a 400 personas en 20 edificios de 5 pisos cada uno. La tendencia mundial, entonces, es a construir casas unifamiliares a las afueras de las ciudades.

Lima, sin embargo, dada su historia y su extensión, mantiene aún este tipo de vivienda en todos sus distritos. La tendencia en los barrios más adinerados es a casas grandes, de entre 300 y 600 metros cuadrados para familias de pocos miembros, mientras que en los barrios populares se suelen construir casas de hasta tres pisos para familias extendidas (que muchas veces incluyen a tíos y abuelos dentro del mismo espacio).

Otras ciudades peruanas, más pequeñas, mantienen el mismo esquema a la vez que combinan características de las casas de campo, sobre todo hacia las afueras.

Las ventajas de este tipo de viviendas

Cuentan con gran espacio, más libertad y privacidad. Por lo general producen un impacto ambiental menor al de los edificios y las grandes torres, por su infraestructura más sencilla y un menor tráfico de vehículos que ingresan. Tienden a ocupar más espacio horizontal que vertical, posee una infraestructura sencilla para la electricidad y el agua. Al ser una construcción independiente, se cuenta con mayor libertad de modificar de las estructuras arquitectónicas.

Desventajas generales de las casas unifamiliares

En el mercado este tipo de vivienda tiende a ser más costosa que un departamento y se considera un lujo. No obstante, dadas las características de las ciudades peruanas el costo y el lujo son relativos y dependen más del precio del terreno y del barrio donde se encuentran. Si bien es cierto que en distritos limeños como La Molina, San Isidro y Surco (así como Cineguilla, a las afueras), una casa puede superar el millón de dólares, en otros lugares como San Martín de Porres o Los Olivos, se encuentran casas igual de grandes a fracciones de esos precios.

Sea donde se encuentre, las casas unifamiliares tienden a ser más vulnerables a los asaltos, por lo que necesitan de una inversión extra en seguridad, barrotes y rejas protectoras, así como de la contratación de guardias, que por lo general se acuerdan entre los vecinos de una calle. En el Perú es común que las manzanas tengan “guachimanes” que trabajan adicionalmente con el servicio municipal de serenazgo y, en algunas zonas se cierre manzanas enteras con rejas para crear condominios informales.

¿Cuánto puede llegar a costar una casa unifamiliar?

Hay varias propuestas de presupuestos y factores a tener en cuenta. En primer lugar el terreno: el precio promedio del metro cuadrado en Lima es de US$ 2000, lo que significa que en los distritos más populares, como Comas, se puede encontrar terrenos de US$ 300 / m2 y en Barranco, el más caro, de US$ 2,400 / m2. Otros costos como la licencia de construcción, los honorarios del arquitecto, los obreros y materiales de construcción son variables.

Con todo, la construcción de una casa en Lima suele tener un rango de precios de entre US$ 50,000 y US$ 500,000, de acuerdo con un informe de 2015 del banco Scotiabank.

¿Cómo me financio para construir o comprar?

Existen muchas formas de financiarse. La primera y la más lógica es la del crédito hipotecario. Diversos bancos ofrecen diversas tasas de interés de entre 9% y 22% y precios que van desde los US$ 1,700 a los US$ 3,000 mensuales y por tiempos de entre 15 y 20 años para pagar. Otras formas de financiamiento, administradas por el Estado, incluyen el Fondo MiVivienda y el Programa Techo Propio, con precios especiales para familias de bajos ingresos.

El Fondo Hipotecario de Promoción de la Vivienda (MiVivienda), se creó en el año 1998, por la Ley N° 26912 y se modificó en 2006 por la Ley de Conversión N° 28579, que lo convirtió en una Empresa Estatal de Derecho Privado. Su objeto social es la promoción y financiamiento de la adquisición, mejoramiento y construcción de viviendas, especialmente las de interés social.

El Programa Techo Propio se crea en 2002 mediante Resolución Ministerial Nº 054-2002 del Ministerio de Vivienda y Construcción, especialmente para el desarrollo de programas de vivienda en áreas rurales, con el objetivo de promover los mecanismos que permitan el acceso de los sectores populares a una vivienda digna, en concordancia con sus posibilidades económicas y estimular la participación del sector privado en la construcción masiva de viviendas de interés social.