Closets: Ideas, diseños y decoración

  1. Ad
  2. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  3. Ad
  4. Ad
  5. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  6. Ad
  7. Ad

Para muchos uno de los caprichos más deseados en una habitación personal es contar con un vestidor en el que todos los objetos puedan almacenarse de forma ordenada de tal modo que se pueda acceder en cualquier momento a cada pieza, un lugar adaptado para cambiarse y probar diferentes combinaciones con todos los vestidos y complementos disponibles.

Se pueden encontrar 2 opciones en vestidores: cerrados (closets), más usados en habitaciones grandes, rematados en madera en sus cajones, estantes y módulos, proporcionan una decoración elegante y tradicional; o abiertos (opened), que no están separados del resto del dormitorio por una puerta, panel o pared, representan una excelente aplicación para áreas pequeñas, poseen usualmente soportes metálicos y tableros laminados en diferentes tonalidades que disponen un espacio abierto en el que cada elemento está a la vista y el acceso es mucho más simple logrando una decoración más moderna y funcional.

¿Cuál estilo me viene mejor?

Los closets de estilo rústico, se pueden lograr mediante revestimientos, divisiones, repisas, muebles y butacos en madera, favoreciendo además una iluminación natural apoyada en pequeños focos de luz en conjunto con pisos en colores suaves.

Los closets de estilo minimalista, en los que generalmente se usa un único tono de color (blanco, negro, marrón) se destacan por la limpieza visual del espacio, una mínima cantidad de muebles y la acomodación de cada objeto cuidadosamente en cada estante dando un efecto visual de libertad y elegancia.

¿Qué hay de los materiales?

Entre algunos de los materiales usados en el diseño de vestidores se encuentran:

Las maderas, pueden ser enchapadas o macizas, hay un gran número de posibilidades por sus propiedades y tonalidades: el roble por ejemplo es una madera dura con pocos nudos y de aspecto cálido, el cerezo de un tono rojizo oscuro posee una gran dureza y resistencia, el pino que es una de las maderas que ofrece la mejor combinación respecto a dureza y densidad se mezcla muy bien con varios tonos alrededor debido a la neutralidad de sus colores, o el cáñamo en tonos marrones resulta ser una gran opción si lo que se desea es buscar un material sostenible para estructurar un armazón de alta calidad.

El fibrofácil o melamina, los muebles pueden ser fabricados también con tableros aglomerados de partículas recubiertos con películas en resina, su calidad varía de acuerdo al tipo de resina y a la consistencia del tablero.

El  acero, se puede aplicar en los soportes de toda la estructura del cuarto del vestidor o en los acabados y detalles decorativos del lugar, es una alternativa relevante si lo que se busca es una gran resistencia a la humedad y el uso.

¿Qué hay de la distribución?

En este caso especialmente, la distribución juega un papel clave permitiendo maximizar o no el espacio disponible, entre los tipos utilizados están :

La distribución lineal, se utiliza generalmente en extensiones reducidas o zonas de paso, en un hueco abierto o cerrado en un punto ciego dentro de la habitación.

La distribución en ángulo o L, es muy utilizada cuando se tienen dos paredes disponibles, permitiendo diferenciar regiones independientes para dos personas o separar la ropa de los zapatos o accesorios, además de que permite disponer del área restante para vestirse.

La distribución en U, es ideal para quienes disponen de un espacio amplio ya que permite crear áreas diferenciadas por módulos en los que se pueden arreglar y clasificar una variedad de objetos,  en el medio usualmente se opta por instalar un asiento o banquillo que funciona como descalzador, brindando un detalle de sofisticación muy al estilo de un vestidor propio de una gran celebridad.

La distribución paralela, para una zona cuadrada una de las mejores elecciones es la distribución en doble línea, aquí se pueden contraponer las dos partes del vestidor a lo largo de dos tabiques paralelos, permitiendo un acceso simultáneo a las dos caras a través de un pasillo central que puede ser adornado con una alfombra a juego con los demás colores del sitio y un espejo vertical en la pared del fondo para dar la ilusión de amplitud.

¿Qué hay de las puertas? 

Las puertas son esenciales no sólo por el tamaño del lugar sino porque pueden hacer la estructura instalada más o menos accesible, estos cuerpos son utilizados generalmente en los closets cerrados aunque si se quiere se pueden usar algunos para crear un estilo de closet abierto – cerrado. Entre las alternativas por usar se encuentran:

Las abatibles, utilizadas tanto en armarios grandes como pequeños son las más comunes, requieren de aproximadamente unos 60 cm libres entre el armario y los demás objetos del lugar para ser abiertas sin problemas.

Las corredizas, dan la posibilidad de colocar muebles más cerca del armario dado que su desplazamiento se hace sobre guías en las partes superior e inferior sin necesidad de ocupar extensiones adicionales al abrirlas, pueden ser empleadas en distribuciones en U y L.

Las plegables, de gran funcionalidad plegandose a cada uno de los lados ahorran espacio y posibilitan incluso una mejor aproximación al interior del armario que las correderas.

Por último los toques y detalles finales son fundamentales para que el día a día en tu closet sea más que placentero: un perchero para ordenar los sombreros y bufandas, una escalera a la mano para alcanzar los estantes más altos, un gran espejo de cuerpo entero para estudiar la imágen a proyectar, protectores que cuiden la ropa del desgaste y una iluminación correcta instalada por expertos en el tema con: tragaluces, focos de luz insertados en el techo o candelabros y lámparas vintage que cuelguen del centro del mismo, crearán una gran experiencia a la hora de vestirte.