Cocinas equipadas: Ideas, diseños y decoración

  1. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  2. Ad
  3. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  4. Ad
  5. Ad
  6. Ad
  7. Ad
  8. Ad
  9. Ad

¿Cómo son las cocinas equipadas?

Diseñar una cocina es un proyecto de planificación. La cocina es el corazón de la casa y tiene que tener la cualidad de ser un ambiente multifuncional para las actividades de toda la familia. El mobiliario de la cocina define el modo de usarla y al ser fijo su distribución debe ser pensada en cada detalle.

Para los muebles de cocina se tienen dos opciones de implementación, la más rápida y económica es equipar con muebles de cocinas modulares que están estandarizados y se compran directamente en las tiendas de mejoramiento para el hogar o los fabricantes de muebles de melamina. La segunda alternativa, permite personalizar la cocina mediante las cocinas equipadas con muebles diseñados y hechos a medida, ensamblados por un carpintero o una empresa de muebles de cocina.

Las cocinas equipadas son también modulares, pero al fabricarse a medida cada elemento se puede personalizar. Desde la correcta distribución, materiales, texturas, colores, herrajes, accesorios e iluminación, las cocinas equipadas son un reto de diseño donde la creatividad y la optimización son las variables a tomar en cuenta.

¿Cuál es la mejor distribución para las cocinas equipadas?

Contar con la asesoría de un diseñador de cocinas es básico para sacarle el mejor partido al espacio disponible. La recomendación más utilizada por los especialistas es considerar un triángulo de trabajo que implique el recorrido entre tres puntos de la cocina:

1. Zona de cocción (placa de cocina, horno, microondas)

2. Zona de preparación y limpieza (lavadero, lavaplatos)

3. Zona de almacenaje (refrigeradora, congelador, despensa)

En base al triángulo de trabajo se distribuyen las tres zonas de la cocina para no tener obstáculos en los recorridos, así será más cómodo y eficiente realizar las tareas. El área de la cocina determinará la elección de la mejor configuración según su forma:

Las cocinas en línea son las únicas que no pueden cumplir con el triángulo de trabajo, pero al colocar el lavadero al centro entre el refrigerador y la cocina aseguramos su funcionalidad. Entre el lavadero y la placa de cocina debe dejarse 80 cm como mínimo. Esta distribución es ideal para cocinas largas y estrechas con medidas mínimas de 2,10 x 1,50 m.

Las cocinas en “L” aprovechan una esquina y son recomendadas para cocinas abiertas o anchas con un área mínima de 2,30 x 1,60 m.  Su forma permite colocar una isla o un pequeño comedor al centro.

Las cocinas en paralelo, se acomodan a espacios reducidos como mínimo de 2,10 x 2, 20 m por ser compactas. La cocina y el lavadero se sitúan frente a frente y la distancia recomendada para el pasillo es de 1,20 m.

Hemos dejado para el final la que se considera la mejor distribución, las cocinas en forma de “U”. Permiten el máximo aprovechamiento del espacio para cocinas cuadradas como mínimo de 2,40 x 2,40 m. Como regla general para cualquier forma de cocina, los lados del triángulo de trabajo no deben ser menores a 1,20 m ni mayores a 2,70 m para tener desplazamientos cortos al momento de cocinar.

Tendencias de acabados para las cocinas equipadas

La cocina es un espacio que necesita estar siempre limpio y ordenado. La elección de los materiales es importante porque los muebles de cocina deben tener superficies resistentes y fáciles de limpiar, que soportan la abrasión y las manchas.

Las cocinas equipadas están construidas con tableros de madera MDF. Este es un material que ha desplazado a la madera maciza y al triplay en la construcción de muebles en cocinas, baños y clósets. Para los fabricantes, trabajar con tableros de madera MDF implica una estandarización de los procesos de cortado, ensamblaje y armado, lo que abarata sus costos. El tablero MDF se comercializa en crudo, en planchas de 2,15 x 2,44 m para ser trabajadas por el carpintero, quién le dará una terminación enchapada o pintada.

El acabado más económico y que ya viene de fábrica, es el tablero MDF recubierto por las dos caras con melamina. Este es un material versátil disponible en colores sólidos, texturados de madera o concreto, lisos o con vetas. Si se desea un acabado en madera natural, el tablero MDF se puede enchapar con láminas de madera. El cedro, nogal, cumala, ishpingo entre otras son  las más usadas localmente. A este enchape a la vez, se le puede dar un acabado barnizado o lacado incoloro para resaltar la veta natural de la madera.

Si el tablero MDF será pintado, se tendrá la posibilidad de elegir el color requerido por la propuesta de diseño. Se puede pintar al duco con un acabado mate o en pintura de poliuretano, que proporciona una superficie con un acabado de alto brillo.

Para los tableros de cocinas, se tienen tres opciones en el mercado peruano. Los tableros postformados de melamina son los más económicos y se pueden elegir con una textura similar al granito, la madera o colores sólidos. Son de una sola pieza que incluye el mandil y el zócalo curvo. La piedra granito, es una piedra natural elegante y atemporal, resistente al calor y las manchas, que mantiene su color de por vida. Entre los colores de granitos más comercializados están el negro aracruz, blanco serena y amarillo colonial.

En el mercado peruano se han introducido las superficies sólidas, que se conocen más por sus nombres comerciales Corian, Silestone, Dekton entre otros. Son tableros compuestos por una mezcla de minerales naturales como el cuarzo y polímeros acrílicos. Su composición permite la ausencia de juntas, un alto nivel de brillo y combinaciones de colores infinitas sumado a que es antimicrobiano. Su desventaja vendría a ser su costo, más del doble que un granito además de tener  baja resistencia al calor.

Recuerda  que si necesitas ayuda profesional para escoger tus muebles de cocina, puedes revisar nuestra lista de expertos homify con un sinfín de diseñadores de cocinas en el Perú.