Cocinas estilo escandinavo: ideas, imágenes y decoración

  1. ¿Necesitas ayuda con tu cocina?
    ¿Necesitas ayuda con tu cocina?
  2. Ad
  3. ¿Necesitas ayuda con tu cocina?
    ¿Necesitas ayuda con tu cocina?
  4. Ad
  5. Ad
  6. Ad
  7. Ad

El estilo escandinavo originario de zonas del Norte de Europa como Noruega, Suecia y Dinamarca se caracteriza por su naturalidad, luminosidad y por utilizar muebles con texturas y colores neutros.

Una cocina escandinava específicamente se destaca por su sencillez, belleza, practicidad, comodidad y elegancia, si estás interesado en aplicar un diseño de este tipo puedes acudir a diseñadores profesionales que transformarán tu espacio incorporando las características principales de este estilo y las pinceladas propias de tu gusto personal.

Materiales, iluminación y mezclas de colores.

Para  aplicar este diseño debes contar con algunos elementos que le caracterizan: maderas como el roble, el pino y el arce que se destinan para fabricar los muebles de cocina: los enseres de almacenamiento de comida, las repisas que soportan el menaje, los floreros y las plantas aromáticas decorativas, las mesas, las encimeras y las sillas, además de su uso en pisos aportando calidez y un toque rústico al lugar.

En la zona intermedia entre el lavaplatos, la estufa y los muebles o repisas instalados en la parte superior de la pared se emplean elementos como: el granito, los azulejos y la cerámica para garantizar que las posibles salpicaduras que se presenten cuando se esté trabajando se puedan limpiar con facilidad.

Otro elemento que se usa comúnmente es el acero especialmente en la grifería, en electrodomésticos como la nevera, el brasero, el horno microondas, el horno eléctrico y en los diferentes utensilios.

La  iluminación por su parte es clave, generalmente se utilizan lámparas colgantes de diferentes tamaños y diseños, hechas en metal, aluminio, PVC y con piezas de vidrio que se encuentran ubicadas en la mitad del techo del lugar o enfatizando las áreas de cocción o comedor integrado. Es recomendable que si vas a optar por este tipo de accesorio tengas muy en cuenta su altura para de este modo evitar que las lámparas sean tan largas que se rocen contra las estructuras instaladas o tan cortas que no sean visualmente agradables, unas de las más famosas en este tipo de decoración son las FlowerPot del arquitecto y diseñador danés Verner Panton.

La luz como elemento importante para tu cocina escandinava se puede reforzar también a través de grandes ventanales que conectan el recinto con el exterior y de ser posible directamente con la naturaleza mediante jardínes anexos cuando la distribución de tu casa lo permite.

Respecto al uso de colores, en la cocina como en los demás rincones de la casa en los que se adapte un estilo escandinavo predomina el blanco, no sólo te ayuda a generar un espacio lleno de luminosidad y claridad sino que a la vez este color se distingue por ser fácil de combinar y contrastar, por ejemplo con el negro, el gris carbón, el dorado y el amarillo mostaza conseguirás fijar una imágen moderna y elegante, con detalles en verde, azul claro y rosa pálido en la silletería darás además un toque de frescura y juventud al sitio. 

Mobiliario, decoración y texturas.

Las piezas decorativas particulares que pienses agregar a tu cocina escandinava deberán entonces contrastar con el blanco predominante, se disponen así: estanterías en el mismo color o en madera, abiertas o cerradas por puertas completamente selladas o puertas de vidrio para visualizar desde afuera el contenido interior las cuales van instaladas en las paredes y sirven para ubicar y organizar diferentes herramientas imprescindibles de esta zona de la casa: vajillas, contenedores de granos y condimentos, copas, botellas y frascos de vidrio para guardar bebidas; cestas hechas en mimbre de tonos marrones y muebles pequeños en metal que cuentan con una función similar de depósito y almacenamiento, normalmente utilizadas para acomodar las frutas y alimentos que deben conservarse a una temperatura ambiente.

Una de las  tendencias fuertes para decorar las paredes es pintar por lo menos una de negro para usarla a modo de pizarra y escribir recetas y frases especiales que inspiren a cualquiera a hacer los mejores platillos, por otra parte si se desea se han de incluir cuadros usualmente en blanco y negro de diversas formas abstractas y concretas como: animales (renos), personas, objetos (náuticos) o paisajes.

Entre las texturas más manejadas en suelos se cuentan pequeñas alfombras livianas de colores situadas frente al mueble principal de almacenamiento, alrededor del área dedicada al comedor dentro de la cocina o en el centro del cuarto a lo largo de la misma. Cubriendo las ventanas se encuentran cortinas ligeras, un complemento decorativo agregado debido a que en este estilo se prefiere dejar los postigos abiertos y despejados.

Por último cabe mencionar que puedes tener en cuenta un detalle adicional: las varias tonalidades aplicadas por distintos fabricantes en el mercado en platos, vasos o tazas y en electrodomésticos como la licuadora, la nevera o la cafetera, entre otros equipos, ésto para crear una experiencia única a la hora de preparar y consumir las comidas en casa cuidando de no caer en el error de que tu cocina se vea sobrecargada de colores: aunque se suele preferir el blanco también en este caso o el beige, se opta igualmente por vajillas y equipamientos en los que se combinan el verde y el rosa claro, el gris carbón y el rojo o el negro y el amarillo mostaza o fluorescente.