Haciendas: Ideas, diseños y decoración

  1. Haciendas de estilo  por Công ty TNHH Thiết Kế và Ứng Dụng QBEST
  2. Haciendas de estilo  por KITUR
  3. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  4. Haciendas de estilo  por Casabella
    Ad
  5. Haciendas de estilo  por OGGOstudioarchitects, unipessoal lda
    Ad
  6. Haciendas de estilo  por Thijssen Verheijden Architecture & Management
    Ad
  7. Haciendas de estilo  por Andreia Anjos - Arquitectura, Design e Construção
    Ad
  8. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  9. Haciendas de estilo  por Architectenbureau Atelier3
  10. Haciendas de estilo  por Atelier BAOU+
    Ad
  11. Haciendas de estilo  por Traçado Regulador. Lda
  12. Haciendas de estilo  por DZINE & CO, Arquitectura e Design de Interiores
  13. Haciendas de estilo  por 黃耀德建築師事務所  Adermark Design Studio
    Ad
  14. Haciendas de estilo  por KERSCH + HANSEN ARCHITEKTEN
  15. Haciendas de estilo  por Factor4D - Arquitetura, Engenharia & Construção
  16. Haciendas de estilo  por Traçado Regulador. Lda
  17. Haciendas de estilo  por Magnific Home Lda
    Ad
  18. Haciendas de estilo  por B.A-Studio
  19. Haciendas de estilo  por G&J ARQUITECTURA
  20. Haciendas de estilo  por G&J ARQUITECTURA
  21. Haciendas de estilo  por Marlegno
    Ad
  22. Haciendas de estilo  por Marlegno
    Ad
  23. Haciendas de estilo  por Magnific Home Lda
    Ad
  24. Haciendas de estilo  por qoD.design архитектурная мастерская
  25. Haciendas de estilo  por VERO CONCEPT MİMARLIK
  26. Haciendas de estilo  por Grid Fine Finishes
  27. Haciendas de estilo  por Excelencia en Diseño
  28. Haciendas de estilo  por Lab32 architecten
  29. Haciendas de estilo  por Swkls Architects
  30. Haciendas de estilo  por Hossam Nabil - Architects & Designers
  31. Haciendas de estilo  por Swkls Architects
  32. Haciendas de estilo  por VERO CONCEPT MİMARLIK
  33. Haciendas de estilo  por 주식회사 아크로스

Una hacienda no es una simple casa de campo

A diferencia de una casa de campo, una hacienda es un espacio grande que incluye una o varias casas que interactúan entre sí que sirven para diversos fines, como la habitación de los trabajadores y sus familias, establos, graneros, etc. La principal suele ser de madera, piedra o ladrillo, y en la actualidad se usan como hoteles, museos o mansiones llenas de lujos. Algunas de ellas, en Latinoamérica, tienen hasta 500 años, desde las primeras encomiendas de indios.

Sistema de propiedad de origen español, concretamente andaluz, el modelo fue exportado a América durante la época colonial. El Diccionario de Autoridades del año 1734, la definía como “las heredades del campo y tierras de labor que se trabajan para que fructifiquen”.

Existen dos tipos de casas-hacienda:

Las campestres son aquellas que conocemos todos. Ocupan un espacio amplio en el campo, suelen estar rodeadas de grandes jardines y tierras de cultivo, las haciendas siguen el modelo andaluz: un edificio cuadrado de dos pisos con un patio al centro, un pórtico y una terraza exterior. Tras la Reforma Agraria de 1969, las haciendas fueron confiscadas a sus dueños y la tierra pasó a sus trabajadores, sin embargo muchas de ellas sobreviven, principalmente como hoteles para turistas o casas de alquiler para personas adineradas. Se pueden encontrar grandes haciendas en la costa peruana, especialmente en los departamentos de La Libertad, Lambayeque y Piura. 

Las de estilo urbano pueden ser lugares de residencia permanente o temporal y se encuentran en los bordes de las ciudades, principalmente en Lima. A diferencia de las que se encuentran en el campo, no contienen tierras de cultivo, pero sus jardines pueden incluir árboles fruteros.

Ventajas de poseer una hacienda

Una hacienda es un bien inmueble que no tiene precio. Por lo general son hereditarias o las compran grandes empresas agropecuarias, hoteleras o de bienes raíces. De ser parte de una familia dueña de una hacienda, tienes la opción de trabajar sus tierras y producir alimentos para el mercado (que puede traducirse en una producción especializada, por ejemplo de mermeladas o encurtidos); de convertirla en hotel y administrarlo o alquilar el espacio para eventos; de venderla por una gran ganancia y con ello comprar otros bienes inmuebles; o de desarrollar proyectos inmobiliarios, entre otros.

En un espacio urbano puedes vivir o mantener de segunda vivienda, así como alquilarla para vivienda o para eventos. La inversión en bienes raíces, en general, proporciona una ganancia segura en un mercado que se mantiene estable en un mercado capaz de revalorizarse constantemente.

Desventajas

Una hacienda es un espacio que si bien puede generarte grandes ganancias, conlleva gastos enormes y una administración logística inconmensurable. Es decir, que para mantenerla limpia, funcional y hermosa, es necesario invertir en personal de limpieza, jardinería, cocina, etc. Por lo tanto, implica una organización que muchas veces es mejor dejar en manos de profesionales competentes.

Por otro lado, las estructuras de muchísimas haciendas son antiguas y necesitan constante mantenimiento. Para este caso, puedes contar con profesionales que pueden ayudarte a reforzar y reparar grietas, estructuras, muros y otros espacios.

Breve historia de la hacienda en Latinoamérica y el Perú

La llegada de los europeos a las Américas significó la imposición de un nuevo orden en que la mayoría de los indios pasaban a ser encomendados de los conquistadores, quienes se establecieron en tierras asignadas por el poder Real para trabajar las tierras. Desde México a Patagonia, la hacienda fue el núcleo bajo el cual se ordenó la producción de bienes agrícolas y manufacturados.

Tras las independencias americanas y durante el siglo XIX, las haciendas quedaron en manos de nuevos dueños, en su mayoría criollos, que no solo trabajaron con indios, sino también con esclavos traídos del Africa. De estos tiempos son haciendas como San José en el departamento de Ica, la que tenía el mayor número de esclavos, así como tristemente famosos túneles por donde se les transportaba desde la costa, incluso luego de la abolición de esta práctica.

En el siglo XX la mayor parte de haciendas se habían ya concentrado en pocas manos, en los llamados “latifundios”, siendo éstos los principales focos de producción agrícola y ganadera, mientras que las fábricas urbanas se encargaban de la producción de bienes manufacturados. Sin embargo, en 1969, el gobierno revolucionario de Juan Velasco Alvarado confiscó sus tierras y las devolvió a sus trabajadores.

En otros países las reformas agrarias se dieron también gracias a revoluciones: México en 1917, Bolivia en 1953; en Cuba en 1959; Venezuela en 1960 y Nicaragua en 1979. Otros países como Chile, Argentina y Brasil lo intentaron, pero sus gobiernos socialistas fueron sofocados por gobiernos militares en los años 70. Muchas iniciativas similares se dieron en todos los países latinoamericanos durante el siglo XX, pero no fue sino hasta los años 60 que las leyes de reforma agraria se hicieron comunes.

Hoy en día, muchas haciendas son las casas y mansiones de famosos, funcionan como hoteles o casas de vacaciones. Algunas de las haciendas históricas son las de San José (Chincha – Ica), Huando (Huacho – Lima), Cayaltí (Cayaltí, Lambayeque), Ascope (Chicama – La Libertad) y Cartavio (Chicama – La Libertad), esta última famosa por la elaboración de ron y otros derivados del azúcar.