Salas estilo mediterráneo: Ideas, imágenes y decoración

  1. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  2. Ad
  3. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  4. Ad
  5. Ad
  6. Ad
  7. Ad
  8. Ad
  9. Ad
  10. Ad

La sala de estar es un lugar diseñado para compartir los mejores momentos con familiares y amigos, lo cual demanda que sea un espacio que esté arreglado y pintado de forma agradable y original en el que se pueda dar la bienvenida a cualquier invitado en cualquier momento.

Una sala de estilo mediterráneo será una gran apuesta si quieres dotar además la atmósfera de una perspectiva elegante y confortable. En las siguientes líneas podrás encontrar algunos de los elementos clave para hacerlo.

Un infaltable: la chimenea

Una de las piezas características que confiere una sala mediterránea es la chimenea, utilizada comúnmente para expulsar malos olores o gases calientes, se convierte en un punto focal del entorno.

Su marco bien sea en: cerámica (para recrear una escena clásica), en piedra (para definir un ambiente más rústico), o cubierto por azulejos en mosaicos de colores: azul, blanco o crema; brindan la oportunidad de maximizar los esfuerzos de decoración en este punto y simplificarlos a la hora de elegir los demás accesorios.

Para su correcta instalación tendrás que tener en cuenta varios aspectos técnicos entre los cuales se encuentran: la adecuada inclinación del tubo de salida de humos para evitar posibles revoques de humo, si la chimenea sale por la azotea de la casa su parte sobresaliente debe tener una distancia desde el tejado de mínimo 50 cm, la sala debe tener una extensión importante para no dejar sin el suficiente oxígeno el área o de lo contrario se deben establecer entradas de aire exterior adicionales, entre otros aspectos.

Si lo consideras más adecuado puedes también contactar a expertos en instalación de chimeneas que se convertirán en un apoyo magnífico para que logres un acabado excelente.  

Muebles, cojines y cristales

Los muebles son otra de las piezas representativas, de gran tamaño generalmente pero sin obstaculizar el paso de la luz, con cortes tradicionales y barrocos y en tonos blancos y ocre crean un emplazamiento apropiado para el descanso y la relajación.

La silletería puede estar forrada en espuma de poliuretano, material que preferiblemente debe ser de alta resistencia con el fin de que con el pasar del tiempo no se pierdan sus propiedades, o también puede estar hecha en pluma favoreciendo la sensación de suavidad y de comodidad de quien le utilice, aunque será necesario acomodar las superficies después de cada uso para volver a la forma de las sillas en su estado normal y por lo menos cada 3 años se deberán volver a rellenar con nuevas plumas para garantizar la conservación de su porte.

Un detalle adicional en la silletería que hará mucho más agradable la experiencia de sentarte en tu sala mediterránea será la instalación de pequeños o grandes cojinetes en colores a juego, sobre los cuales recostarse.

La mesa central por su parte cuyo corte es por lo general rectangular puede combinar idealmente el cristal con la madera y el acero, bien sea para poner algunos objetos como velones, libros o floreros o para sencillamente dejar un espacio libre en el que se pueda desplegar un divertido juego de mesa o un plan para emprender un interesante proyecto.

Amplitud, luz y color

El efecto a lograr con este estilo es crear un ambiente lleno de alegría y frescura donde la luz prime sobre las sombras facilitando la disposición de un lugar amplio y visualmente atractivo. Para esto se pueden usar sencillos focos de luz incorporados en el techo, paneles o estantes incrustados en la pared con iluminación interna que destacarán por sí mismos, lámparas centrales con candiles, colgantes, de pie o para ubicar sobre las mesas, forjadas en materiales como hierro o acero inoxidable y en diversas formas como faroles o con aspecto de araña.

Un complemento que es utilizado en el diseño mediterráneo tanto para refrescar el entorno como para iluminarlo es el ventilador, que adaptado para estas dos funciones y con aspas en materiales como madera, plástico o metal dan un toque singular y veraniego.

Otra forma de aprovechar la luz es disponer ventanas, idealmente unas grandes que permitan visualizar el paisaje externo y que adornadas por persianas ligeras posibiliten el resplandor en todo el sitio.

Pisos y decorados que marcan la diferencia

El suelo recubierto en tabletas de madera de color marrón oscuro o baldosas en colores como el crema y gris claro, se ve cubierto y engalanado por alfombras estampadas que se ubican debajo de la mesa principal o encerrando toda la superficie abarcada por los muebles.

El remate final para otorgar calidez, originalidad y elegancia a tu sala mediterránea está dado por el uso de accesorios decorativos como: jarrones en barro o en cerámica, espejos con marcos especiales, pinturas pequeñas o medianas, así como velas sostenidas por candelabros casi imperceptibles o de gran tamaño colocados usualmente sobre la chimenea, que en horas de la noche permitirán además dar una pincelada romántica al espacio.

En el caso de los espejos es recomendable ponerlos en puntos estratégicos de la sala de acuerdo a su forma y dimensiones con el objetivo de aprovechar al máximo la reflexión de la luz, por ejemplo los alargados pueden ir perfecto a cada lado de la chimenea o al fondo de la pared principal que ve el espectador cuando entra al recinto, para los que son de un considerable tamaño se pueden liberar paredes completas e instalarse en toda su extensión.