Techos a cuatro aguas: Ideas, diseños y decoración

  1. Ad
  2. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  3. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  4. Ad
  5. Ad
  6. Ad

¿Cómo es un techo a cuatro aguas?

Un techo a cuatro aguas consta de cuatro faldones inclinados que se intersectan y recaen hacia los cuatro lados de una casa de planta por lo general de planta cuadrada o rectangular. Casi siempre, el techo se proyecta más allá de su estructura, para conformar un alero perimetral que facilita el desagüe de las aguas de lluvia además de proteger del sol y dar sombra al interior de la vivienda.

¿Qué materiales se pueden usar?

Los materiales que se usan para construir los techos a cuatro aguas, deben estar relacionados con el lugar en dónde se construye la casa. En el Perú, tenemos la particularidad de poseer diferentes regiones y climas naturales. En la costa peruana casi no llueve, por lo que no se acostumbra construir casas con techos inclinados, lo más común y económico son los techos planos construidos con un concreto aligerado. 

No es común construir con madera en las ciudades de la costa y sólo la usamos para los típicos techos de sol y sombra en las terrazas. Por ello, si nos decidimos por un techo a cuatro aguas como opción de diseño arquitectónico y por la espacialidad que trae al interior de la casa, se deberá conseguir una mano de obra especializada que resultará más costosa que la necesaria para un techo convencional.

En el Perú tenemos muchas especies de madera adecuadas para la construcción provenientes de la selva, algunas de las especies de maderas que están clasificadas en los grupos A y B de buena durabilidad natural y resistencia estructural según el Reglamento Nacional de Edificaciones son el pumaquiro, shihuahuaco, quinilla, estoraque, capirona, cachimbo y huayruro. 

En la costa norte, podemos construir estructuras con madera y es cada vez más común el uso del bambú en la edificación de casas de playa, así como en la selva central y el oriente donde las lluvias piden tener los techos inclinados. 

En la sierra, será muy importante lograr un efecto invernadero en la vivienda para lo cual se recomienda muros de adobe o piedra natural,  donde el techo a cuatro aguas pueda ser el aislante para los bruscos cambios de temperatura entre el día soleado y la noche fría.

Construcción de un techo a cuatro aguas

Los lados de un techo a cuatro aguas convencional tienen la misma pendiente, si lo vemos desde arriba en planta, veremos que está conformado por dos triángulos y dos trapezoides. La parte superior se soporta en una viga que recibe el nombre de cumbrera, por ser la que sostiene la intersección de los faldones del techo. La elección de la pendiente no sólo depende de la estética que deseamos lograr sino también de las condiciones de clima del lugar. Si el techo tiene una pendiente más pronunciada, permitirá menos acumulación de nieve y lluvia, así como una menor relación dará más resistencia al viento.

El material más usado para construir un techo a cuatro aguas es la madera. Sobre los muros que pueden ser de albañilería de ladrillo, adobe o una estructura de paneles entramados de madera o bambú, se colocan las soleras de amarre de madera, que confinan todos los muros y ayudan a distribuir las cargas. Sobre los muros y soleras de amarre se conforma la estructura del techo en base a tijerales arriostrados a modo de una armadura con correas de madera. Los tímpanos cierran el espacio libre que queda entre los muros y el techo inclinado.

Para construir la estructura, se hace el trazado de la plantilla en piso y el corte de tablas con herramientas. El montaje se inicia con la colocación de los tímpanos principales y se continúa con los secundarios. Los tímpanos serán clavados entre sí y a las soleras de amarre. Sobre los tijerales se marca la ubicación de las correas de techo, que se colocan desde la cumbrera hasta los aleros exteriores, fijándose en cada punto de apoyo con dos clavos lanceros. Estas correas servirán de apoyo a la cubierta, que puede ser de tejas o planchas onduladas. Para finalizar, se coloca la cumbrera, a fin de garantizar que no ingrese agua de lluvias por la parte superior.

Tipos de cubiertas

La función de la cubierta es el aislamiento del techo al absorber y disipar la temperatura del sol y la humedad. Tradicionalmente la teja de arcilla cocida colocada pieza a pieza, ha sido la cubierta más usada sobre los techos de madera desde la época colonial. De forma curva o plana, hoy en día existen tejas de materiales sintéticos que también vienen en planchas modulares que facilitan su instalación más rápida, las hay de fibrocemento, de polipropileno o de fibra vegetal con bitumen asfáltico entre otras. Estas planchas se colocan siempre en el sentido contrario a la dirección del viento. Quizás las planchas onduladas tipo calamina de plástico o metal son la solución más económica para la terminación de la cubierta, pero no son la elección más estética ni la mejor para el aislamiento, colocar una cubierta de tejas cambiará la imagen de la casa al realzar su arquitectura.

La pendiente es un parámetro importante en el diseño de un techo a cuatro aguas, porque de ella depende la evacuación del agua y los niveles de fijación. Una pendiente mayor permite un secado más rápido de las tejas en períodos de lluvia. También puede utilizarse una membrana impermeable para pendientes menores o faldones de más de 12 metros de largo, es importante considerar canaletas hacia los aleros para ayudar a la evacuación del agua.

Ventajas y desventajas de construir un techo a cuatro aguas

La vida útil de un techo de madera a cuatro aguas depende de su mantenimiento, por lo que debe ser sometido a revisiones, ajustes y las reparaciones necesarias cada año. La estructura debe construirse con madera de buena calidad, que sea resistente y duradera, además de tener un tratamiento con productos que garanticen que no sea atacado por insectos u hongos. El mantenimiento es un costo que debemos prever al momento de optar por este tipo de techo.

Podríamos tomar como desventaja en un techo a cuatro aguas que además de ser más costoso en las ciudades por requerir mano de obra especializada, se pierde el área útil de la azotea para una terraza o una ampliación de la casa en un futuro.  

Recuerda que si buscas un experto en el Perú que conozca sobre la particularidad de construir techos de cuatro aguas. En nuestro catálogo homify puedes contar con un sinfín de profesionales entre constructores y arquitectos especializados.