Baños de estilo  por Egue y Seta

6 Consejos para eliminar la cal y la suciedad de la ducha

Catherine Vignolo Catherine Vignolo

Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior sera procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro
Loading admin actions …

Dentro del hogar hay habitaciones como el baño que son susceptibles de tener una suciedad diferente basada en la presencia de agua y de humedad, que si no se estás atento con el tiempo se pueden convertir en horribles manchas de cal o moho negro. Las bañeras y las duchas son los lugares más afectados por esos problemas, no obstante simplemente con unos cuidados regulares como los que os vamos a plantear en las siguientes líneas, esos problemas quedan solucionados.

Conoce 6 importantes consejos para eliminar la suciedad del baño y que tu casa quede como nueva.

​Razones para limpiar la cal y el moho negro

Vamos a diferenciar dos tipos de suciedad que pueden afear cualquier ducha, por muy elegante que esta sea. En primer lugar, estaría la cal. Un mineral que va impregnado las mamparas, grifos o azulejos, creando una capa mate sobre ellos que impiden que brillen. Su limpieza es una cuestión estética, pero también funcional, sobre todo en los grifos o bisagras de las mamparas, ya que su acumulación puede impedir su correcto funcionamiento.

Mientras que en el caso del moho negro estamos hablando con un elemento que crean bacterias vivas, y cuya acumulación puede incluso ser un riesgo para la salud.  Por eso es conveniente limpiarlo regularmente, además de que así es mucho más fácil, mientras que si se tarda tiempo entre una limpieza y otra, el moho negro se hace más fuerte (es un elemento vivo) y por lo tanto cada vez es más complicado.

Métodos de limpieza con amoniaco o con peróxido de hidrógeno

Baños de estilo  por Azulev
Azulev

Serie Senses

Azulev

Ambos métodos son muy efectivos para eliminar el moho negro que se crea en las juntas de los platos de ducha y los azulejos. Sin embargo la diferencia, es que el amoniaco (preferentemente claro) es un producto tóxico, mientras que el peróxido de hidrógeno no lo es. 

El amoniaco lo tendréis que comprar en una droguería, y en cambio el peróxido de hidrógeno se vende en las farmacias (pedirlo al 3%). Hay más diferencias. Por ejemplo, este último es apropiado para eliminar el moho de cualquier superficie, mientras que el amoniaco es adecuado para azulejos y vidrios. Sin embargo el método de aplicación es muy similar en ambos casos, ya que los dos se rocían con pulverizador sobre las superficies afectadas (en el caso del amoniaco, mezclado a partes iguales con agua), se deja secar bien, y luego se pasar un paño para limpiar esa zona.

​Limpieza con vinagre y sal

Baños de estilo  por Studio TO
Studio TO

Small Bathroom Redesign

Studio TO

Lo cierto es que el vinagre es el mejor producto anti cal que existe. De hecho, cualquiera de los limpiadores de cal que se comercializan, entre sus ingredientes seguro que llevan vinagre. La cal donde es más visible en una ducha es en las mamparas, aunque también se acumula en la llaves de agua y en las baldosas.

En cualquier de estos lugares la limpieza con vinagre, sal y agua es muy sencilla. Mezclando todo, impregnando un paño con este líquido y frotando de arriba abajo esas superficies. Y en el caso de las mamparas, obviamente donde más cal se acumula es en la parte interior, pero no lo dudes, también la hay en la zona externa, por lo que cuando te pongas límpiala también. Una vez pasada esa bayeta y posteriormente un trapo seco, si ya deseamos que quede todo reluciente, entonces hemos de recurrir a un limpia cristales.

​Limpieza en profundidad con ácido clorídrico

Suena fuerte eso de ácido clorídrico, ¿no? Por eso cuando esta fórmula química se usa en productos de higiene doméstica, tiene un nombre menos imponente, y se conoce como ácido muriático. Eso sí, no se engañen, sus efectos son igualmente fuertes, de hecho por eso lo vas a usar para acabar con el moho negro más resistente en vuestras duchas o bañeras. 

Aquí va el primer consejo de uso: ¡mucha atención y cuidado al manejar este ácido! Cuando lo uses procura que haya la mayor ventilación posible. Desde luego jamás toques el ácido directamente, y usa siempre guantes. No te fíes de tu infalible pulso para hacer la mezcla de tres partes de agua por una de muriático. ¡Ponte guantes! Al aplicarlo, hazlo con cuidado en las zonas afectadas y sin salpicar. Luego limpia bien la zona con un cepillo y deja que actúe durante una media hora. Tras eso pasa abundante agua, deja que corra el aire un rato, y posteriormente lo secas con una tela.

​Otros métodos de limpieza

Baños de estilo  por Empresa constructora en Madrid
Empresa constructora en Madrid

Tabiques traslúcidos en plato de ducha

Empresa constructora en Madrid

Todavía hay más productos y remedios para eliminar la cal y el moho, que como ya hemos dicho puede llegar ser un problema sanitario, provocando en ciertas personas afecciones respiratorias. 

Aquí van algunos otros remedios. Por ejemplo limpiar vidrios o azulejos con detergente, limpiara tanto la cal como el moho, si bien es cierto, que no conseguirá matar los hongos de moho y seguirán ahí latentes, invisibles de momento. En cambio sí que acaban con él fungicidas naturales como el aceite del árbol del té. No obstante, sea cual sea, el mejor método es una limpieza en profundidad del  baño realizada con cierta regularidad, sino el problema del moho se va agravando y expandiendo, hasta ser un verdadero quebradero de cabeza. Tanto es así que al final para solucionarlo solo existe la solución de llamar a verdaderos profesionales, que no son otra cosa que exterminadores de estas bacterias.

​Usa medidas preventivas

El moho negro es consustancial a la humedad. Es decir, en la ducha hay humedad y quedan restos de agua tras ducharnos, o las juntas de los azulejos absorben el vapor. Todo ello es el lugar de cultivo de moho. Tarde o temprano hay que limpiar con cualquiera de los métodos ya citados, pero también hay medidas preventivas para no favorecer su desarrollo. Una muy simple es estar atentos y después de ducharnos no dejar la cortina de manera que pueda crear pequeños charcos.

Otro remedio preventivo es usar bórax o sal de boro para limpiar. Su empleo hace que no se desarrollen las esporas del moho, algo que también se consigue usando extracto de semilla de pomelo. Y por último, una medida preventiva muy útil es abrir bien los ojos y ver donde surge el moho o se repiten ciertos surcos de humedad. Y si siempre es en los mismos sitios e incluso llegas a notar aromas putrefactos, tal vez sea un problema de tuberías que solo te podrá arreglar un plomero.

¿Cuántas veces al mes limpias el baño en profundidad? ¡No mientas!
Casas de estilo  por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!