de estilo  por Barbecue

​Paso a paso para construir una barbacoa de ladrillo en casa

Catherine Vignolo Catherine Vignolo
Loading admin actions …

Evidentemente todo se puede comprar. Puedes ir a una tienda especializada y adquirir una barbacoa completa, prefabricada y que parecerá que es una obra que llevaste a cabo en tu jardín. Funcionará a la perfección y en ella podrás cocinar unos increíbles festines para tu familia y amigos. Sin embargo, si esa misma barbacoa te la haces tú mismo, es más que posible que todo lo que allí ases te sepa mejor. Además de que será única en su género, no habrá barbacoa igual, ya sea en tu terraza o patio.

¿No has realizado nunca esa obra de ese estilo? No es excesivamente complicado, y esperamos que si sigues los pasos que aquí te indicamos, puedas construirla en poco tiempo y con la mínima inversión, ya que los materiales a utilizar son muy baratos (arena, grava, cemento, ladrillos, agua y las parrillas metálicas donde cocinarás).

Paso 1. Prepara la solera de hormigón

Ya hemos avanzado que los materiales que vas a emplear son baratos y de fácil manipulación, eso no significa que una vez que los reúnas y construyas tu barbacoa no supongan un gran peso. En realidad, se trata de una obra y como tal requiere de una base firme que la sustente.

Es decir, se hace necesario que una vez que decidas el emplazamiento de la barbacoa, limpies bien el suelo, lo piques y excaves unos centímetros,  y allí viertas una resistente solera de hormigón, o sea, una parte de cemento, seis de grava y agua. Si es posible usar cemento autonivelante, y si no tendrás que nivelar tu el suelo, que puedes dejar con el hormigón visto o revestirlo con baldosas o simplemente echar al final de la obra gravilla sobre él.

Recomendado: conoce todo sobre Terrazas, patios y exteriores.

Paso 2. Plantea la obra

Una vez que pasen dos días, mínimo, la solera ya estará seca y se puede empezar a trabajar sobre ella. Previamente a todo tendrás que haber hecho un boceto, lo menos abocetado posible, de lafutura barbacoa, imprescindible para saber cuánto material necesitas y para poder desarrollar luego la labor, sin dejar nada a la improvisación. Es decir, ese dibujo es tu particular proyecto de arquitecto y con él os vais a guiar desde esta fase inicial y hasta que acabes la gran obra.

Se trata de trasladar a las tres dimensiones lo que tienes dibujado en el plano y para eso hay que empezar por la base. Es decir, colocar la primera hilera de ladrillos sobre la solera, haciendo el dibujo de la barbacoa y separando cada ladrillo entre un centímetro o dos del contiguo. Y sobre todo prestar mucha atención a los ángulos que se formen. Es decir, si quieres que sean rectos, que es lo más común, compruébalo bien.

Paso tres. Comienza la construcción.

Ya tienes todo: el proyecto, los materiales y las herramientas, que en este punto son tan sencillas como una paleta, un cubo para la mezcla y un nivel. Pues bien, ¿nunca has hecho mortero? Muy fácil, se echan en el cubo una parte de cemento, cinco o seis de arena y agua. Remover hasta que quede maleable. Ha llegado el momento de usarlo para unir los ladrillos que tienes dispuestos sobre la solera e ir levantando la obra en altura.

Si no has hecho mortero, tampoco habrás levantado un paramento de ladrillos. Lo más importante es que tras echar el mortero sobre un ladrillo coloques el que va encima con atención. Es decir, que lo alinees correctamente, que uses el nivel todo lo que creas necesario y que para moverlos y corregir lo hagas sin miedo. Lo mejor es ir jugando con pequeño golpes con el mango de tu paleta. Seguro que cuando llegues a la hilera que coincide con la altura de donde tienes previsto hacer fuego, ya le has pillado el tranquillo.

​Paso 4. Construyendo el espacio de la hoguera propiamente dicha

Si esta es tu primera obra, la primera vez que te manchas con mortero y colocas ladrillos, es recomendable no complicarse excesivamente la vida. 

Hacer una barbacoa de obra da mucho trabajo y presencia. Créenos si te decimos que sería posible, pero vamos a recomendarte algo más simple y que con el paso del tiempo incluso podrías modificar. Te proponemos cercar el espacio donde coloques la leña y harás el fuego en forma cuadrada, generando con ladrillos refractarios la pared trasera y las dos laterales, dejando estas escalonadas, para que uses menos material.

​Paso 5. La sujeción de las parrillas

En la fase de obra puedes dejar fijar unas parrillas de hierro en el lugar del fuego. Para eso basta con anclarlas en el mismo momento que echamos el mortero entre ladrillos. No obstante, os proponemos otra opción que a la larga será mucho más práctica. Una vez que se haya secado el mortero, puedes colocar en los laterales dos parejas de escuadras a distintas alturas. De manera que sobre ellas coloquemos unas parrillas móviles, permitiéndonos jugar con distintas alturas y por lo tanto distintos grados de cocción a la hora de asar nuestros festines en el jardín.

​Paso 6- Repasos para terminar la barbacoa

Pero antes de colocar esas sujeciones para las parrillas móviles, te vamos a dar el truco para que tu obra parezca de profesionales de la construcción. Antes de que el mortero se endurezca de forma definitiva, tienes que darle un repaso a todas las juntas entre ladrillos, tanto a las horizontales como a las verticales. Algo tan sencillo como pasar el dedo, mejor si llevas guantes de trabajo, y eliminar todo lo sobrante, además de que con ello lo regularizarás y le darás una forma cóncava al mortero. Y por último, pegarle a todo un buen cepillado a la obra en su conjunto con el cepillo de cerdas duras, quitando así todos los inevitables pegotes y manchas de mortero que han ido cayendo.

Y si quieres que tu jardín sea totalmente hermoso, no dejes de leer estas 10 Terrazas preciosas para el patio ¡Te van a encantar!

¿Te animas a tener una barbacoa en casa?
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!