de estilo  por Cabbages & Roses

10 encantadores diseños para ventanas pequeñas

Catherine Vignolo Catherine Vignolo
Loading admin actions …

Mucho más que espacios por los que entra la luz o zonas muertas para dejar el aire correr, las ventanas son el símbolo de lo oculto, de lo profundo y misterioso en casa. Más grandes o pequeñas, tal misticismo que las envuelve las ha convertido en un atractivo punto visual, imposible de excluir de cara al diseño de interiores. 

Ahora bien, cuando su tamaño se reduce a la mitad de lo que habíamos planeado, tendremos que tirar de ingenio y diseño para no alterar tal efecto. ¿Con o sin contraventana? ¿batiente, plegable o corredera? ¿minimalismo en estado puro o cortinas pesadas? Las opciones no se agotan con su tamaño, y las posibilidades de conseguir una ventana bonita acorde con el estilo de donde se coloque, siguen siendo infinitas.

Porque la decoración necesita tanto de ellas, como ellas de un espacio que limitar, en este libro de ideas hemos querido reunir 10 de los mejores diseños que nuestros expertos nos han presentado. ¿Te asomas con nosotros?

Una ventana la mundo

Una ventana es precisamente eso, la metáfora de lo que se esconde y no somos capaces de ver. El misterio convertido en realidad, y la protagonista que inspiró al arte. Tanto potencial no pudo pasar desapercibido ante los ojos del diseño de interiores, que se ha esforzado por hacerle un hueco, por muy pequeño que sea el espacio que tenemos delante. Porque sí, reconócelo, a veces obviamos su sentido y el alma que aportan a los escenarios. Y si tanto importa lo que se esconde de ventanas para fuera, también lo es aquello que tenemos dentro. Una decoración que contraste con los blancos que la acompañan, y voilá! Estamos ante una habitación llena de luz y vida.

Otros elementos que suman

Como bien decíamos al principio, la presencia de una ventana es sinónimo de estilo, de aumentar la entrada de luz natural, y sobre todo de sumar un importante elemento decorativo al conjunto. Porque no vale sólo con mantener una ventana bonita, hay que saber vestirla y qué elementos podemos colocar a su alrededor para adornarla. 

En este sentido, las cortinas se convierten en el centro de todas las miradas, por lo que es necesario que mantengan una coherencia decorativa con el resto de textiles en la habitación, al mismo tiempo que rompan con la uniformidad entre fondo y figura.  En cuanto a la ornamentación, las flores nunca fallan.

Donde caben dos…

Es fuera de la sala donde las ventanas pequeñas se convierten en nuestro mejor comodín para dejar pasar la luz del día. Cuando la disposición nos lo permita, podemos distribuir hasta tres cristaleras que iluminen y además adornen toda una pared de la estancia. Y ya que no hablamos de zonas limitadas, elegir unas de sistema batiente no supondrán problema alguno cuando busquemos ventilar el dormitorio. Por último, y para mantener un espacio ligero e iluminado, podemos sumar unas cortinas plegables que agrupen visualmente el trío de ventanas, mientras éstas pasan desapercibidas.

Balcón y ventana

Para aquellos a los que contar con un balcón personal les sabe a poco, aquellos que aplican la máxima, cuanta más luz, mejor y disfrutan tanto con el paisaje exterior como el suyo propio, siempre pueden sumarle al primero una pequeña ventana desde la que podrán contemplar el mundo. En este caso, se trata de una versión mini de lo que se encuentra a su lado. Porque, ya que nos lo podemos permitir, ¡las fuentes de luz natural hay que explotarlas al máximo!

Como un cuadro en la pared

Existen otras pensadas para contemplar la naturaleza, para apreciar aquello que se empeñan en ocultarnos y presentarlo a modo de sugestión. Una sinécdoque que se exhibe en forma de puzzle mientras intentamos descubrir esas partes del todo. Así es como las dimensiones pequeñas se abren paso entre los grandes ventanales para el salón, dejando a su paso toda la luz posible y sus efectos. Por último, y para convertir la vista que nos regala en un importante elemento de decoración, la transparencia del cristal juega a nuestro favor. Habrá a quien le cueste creer que aquello que se vislumbra detrás de estas cuatro paredes es realidad y no la fotografía de una postal.

¿Te gustaría además que tu ventana combinara con el diseño de casa? Conoce a los mejores Decoradores y  Diseñadores de Interiores.

Todo queda dentro

A estas alturas, hemos comprobado que el tamaño de una habitación no tiene por qué suponer un problema para hacerle hueco a la ventana. Pues bien, tampoco lo es cuando se trata de elegir su estilo y estructura; y tan pronto optamos por una lisa y de marco discreto, podemos hacernos con otra de contraventana interior y batiente. Estas últimas, de aspecto más delicado, además de ahorrarnos la elección de cortinas, su efecto dentro de la decoración es el de convertir el dormitorio en un espacio cuco y acogedor. Sí, incluso aquella habitación dedicada a la concentración y trabajo.

El Feng Shui en el dormitorio

La disposición espacial de nuestro dormitorio es tan importante como la elección de los muebles interiores. Precisamente porque sin la primera, la escena resultante estaría condenada al caos. Pues bien, en lo que a la iluminación respecta, la fuente de luz natural nunca, y repetimos, nunca, debe colocarse detrás de la cama, y viceversa. Ésta, más grande o más pequeña, mejor en los extremos. Y no lo decimos nosotros, sino la antigua tradición china del Feng Shui, en la que todo cuenta, suma o resta, al conjunto de la decoración y en materia de armonía.

En los pasillos

No olvidemos que cualquier estancia de casa, incluidos los pasillos, puede ser el mejor escenario para la entrada de los rayos del sol. O su reflejo, como en este caso. Aquí, reina la discreción y el instinto voyeur, porque es lo que tiene el cristal esmerilado, que invita a la sugestión de los más curiosos. Esa es precisamente la sensación que nos despierta el diseño de la imagen, al que un sencillo marco en gris oscuro le suma más personalidad aún si cabe.

Ventanas pequeñas, espacios amplios

Como hemos visto, unas ventanas pequeñas no tiene por qué ir asociadas a estancias del mismo tamaño. De hecho, en muchas ocasiones forman parte estratégica de la distribución de luz, y sobre todo de la decoración en general. O dicho de otra manera, están allí simplemente porque era la posición que más le favorecía a la arquitectura de la habitación. Es lo que ocurre en el diseño de esta cocina, donde las dos ventanas se han adaptado al techo abuhardillado que la reviste mientras que su estructura fija hace que se incorporen de manera discreta al decorado. ¿Quién dijo que las ventanas pequeñas no podían iluminar grandes espacios?

Hasta en el baño

En definitiva, la regla de oro pasa por no prescindir de una ventana, ni siquiera cuando hablamos de la habitación más pequeña de casa, el cuarto de baño. En un espacio donde tienden a acumularse olores y humedad, su presencia se ha convertido en algo primordial. Si, como pocos, tienes la suerte de contar con suficiente espacio para instalar una de tamaño decente, entonces hazlo con clase. Por supuesto, nada de transparencias, en su lugar puedes optar por un esmerilado en blanco o, si no puedes resistirte al cristal puedes esconderlo como ha hecho el diseño de la imagen, tras estas contraventanas blancas y sencillas.

De la misma forma que jamás te olvidarías del diseño para las puertas de casa, tampoco dejarías en un segundo plano el de las ventanas pequeñas, ni su presencia ni su imagen. Y después de leer este libro de ideas, ya no hay excusas que valgan.

Y si quieres pasar de las ventanas a las puertas, no te pierdas Conoce las ventajas e inconvenientes de las puertas correderas

Cuéntanos qué te pareció este libro de ideas, aquí.
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Pide tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!