31.642 Arquitectos

Área geográfica

4 beneficios de tener un arquitecto durante el proceso de construcción de una casa o apartamento 

1. Tener un filtro entre nuestras ideas y el resultado final

Cuando queremos construir una casa lo primero que hacemos es soñar con todas las cosas que podría haber ahí, desde un cuarto para cada miembro de la familia hasta si queremos que el sol apunte hacia nuestra ventana cuando nos despertamos. Sin embargo, muchas veces no tomamos en cuenta el espacio, el presupuesto que significa o hasta la existencia física de lo que estamos pidiendo. Aquí aparece el arquitecto. Este profesional está preparado para filtrar nuestras necesidades, deseos y funciones dentro del espacio que deseamos usar. 

De esta forma, utiliza su experiencia y su conocimiento para que cada una de esas áreas sea cubierta, logrando un resultado final extraordinario, con más ideas de las que inicialmente habían sido previstas. 

2. Estar seguros que nuestras ideas han sido planteadas de la mejor forma

Por otro lado, al nosotros plantear qué deseamos en una casa, nuestras ideas se enredan y pensamos en muchas cosas en un solo lugar. Ese es el momento donde surgen más preguntas. ¿Y si la cocina termina al lado del baño? ¿Y si en mi diseño tengo que atravesar mi cuarto para llegar a la sala de estar? Aquí aparece el arquitecto.  Es el único profesional preparado para canalizar la información, hacer bosquejos, y modificarlos una y otra vez, considerando los límites establecidos. 

De esta forma, ambas partes como equipo, se aseguran que han evadido todos los inconvenientes de alguien que vive su primera vez diseñando, y que todas las posibles opciones de diseño han sido probadas. Consecuentemente, la opción final siempre es en la que nuestras ideas han sido planteadas de la mejor forma. 

3. Optimización de espacio

Al intentar diseñar por nuestra cuenta, no solemos saber, en promedio, cuánto debe medir cada habitación de la casa para ser funcional. Ciertamente, podemos tomarnos el tiempo de medir diversas cocinas o diversos comedores en distintas casas para llegar a una idea, pero nunca vamos a saber, si en el espacio que tenemos, las medidas que hemos hecho encajan correctamente. Aquí aparece el arquitecto.Este profesional tiene la experiencia para adecuar cada habitación a nuestras necesidades y brindar únicamente el espacio necesario a los espacios menos importantes sin hacerlos disfuncionales. De esta forma, estaremos optimizando espacio, y generando oportunidades para agregar más detalles y elementos que en otro caso no podríamos. 

4. Reducción de costos

De la misma forma en la que las medidas promedio de las habitaciones son ajenas a nosotros, los precios de materiales y de la mano de obra también lo son. Por eso, al diseñar nosotros no estamos seguros del presupuesto que le tenemos que destinar a la construcción de una casa. Aquí aparece el arquitecto. Con su experiencia, podemos tener diversas opciones en cuanto a materiales, a servicios y a dinero correctamente invertido. 

Si sabemos que nuestras ideas han sido correctamente canalizadas, también prevenimos que en el futuro no tengamos que invertir más en cambios de cosas mal trabajadas. Además, junto al arquitecto vamos a tener muchas propuestas en la mesa al elegir. Esta es una forma en la que nosotros podemos regular nuestro presupuesto y reducir costos.