Instaladores de techos en Piura: Encuentra Instaladores de techos | homify

0 Instaladores de techos en Piura

Área geográfica
Tu búsqueda no ha dado resultados. Sé el primero en subir fotografías a esta categoría.

San Miguel de Piura, o simplemente Piura, la quinta ciudad más poblada de Perú, está ubicada al noroeste del país, cercana a la frontera con Ecuador, y es una ciudad famosa por la arquitectura colonial de sus edificios. Piura es un centro principal de comercio, administrativo y de servicios del departamento que lleva su mismo nombre.

Gracias al radiante sol que la ilumina cada día, Piura es llamada la Ciudad del Eterno Sol, y esa calidez se ha hecho extensiva a sus pobladores, que son conocidos por el trato amable que brindan a quienes la visitan. Su temperatura varía entre los 22 °C y los 38 °C, aunque ha llegado a superar los 40 °C en momentos puntuales de su historia. Al igual que sucede con la presencia del sol, cuando la época lluviosa llega, lo hace de manera abundante.

El clima de Piura y el techo de la edificación

Este clima tan particular de Piura hace que sea necesario que en las viviendas y demás construcciones se busque utilizar techos frescos pero muy bien impermeabilizados. Este trabajo, por supuesto, recae en el instalador de techos una vez que el arquitecto ha realizado el diseño de la edificación, y homify te ofrece asesoría gratuita en su página web, donde gustosamente te responderán todas las preguntas que puedas tener respecto a este tema o a cualquier otro relacionado con construcción o remodelación.

Qué hace un instalador de techos

Tal como su nombre lo indica, un instalador de techos es quien realiza la instalación de diferentes tipos de techos, instala cubiertas o azoteas verdes, paneles solares, realiza la impermeabilización de superficies, reparaciones, y otras actividades afines.

Este profesional conoce las técnicas apropiadas para la instalación de cada tipo de techo con el que trabaja y, en Perú, debe tener un conocimiento mínimo sobre la Ley Nº 30156 – Ley de organización y funciones del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS), en la que se refleja la normativa del país para todo lo relacionado con la construcción.

Instalar el techo de una obra es algo que se debe hacer con mucho cuidado, puesto que, aparte de tener que soportar las inclemencias de la naturaleza (si su parte externa queda), una mala colocación puede implicar que caiga sobre objetos preciados y, por supuesto, sobre vidas humanas. De allí la importancia de buscar a un experto que conozca muy bien su trabajo, ya sea que trabaje de manera particular o con una contratista.

Algunos tipos de techos

Existen muchos tipos de techos, y a continuación se presenta solo una pequeña muestra de lo que frecuentemente instalan los expertos:

  • Drywall: consiste en superficies creadas por paneles de cartón yeso (una capa de yeso entre dos de papel grueso). Debido a que tiene costos más bajos que otros tipos de techos, es ampliamente utilizado en edificaciones, sobre todo para empotrar luces. Este material sirve como aislante térmico y sónico. Es perfecto para ocultar cables y/o tuberías (de electricidad, calefacción o de ventilación) y los diseños, labrados y desniveles que se pueden realizar con él dependen solo de la creatividad del diseñador.
  • Techos rasos o suspendidos: consiste en placas que se colocan en estructuras portantes, creándose un espacio (o cámara de aire) entre el techo y las placas. Este tipo de techo es muy recomendable en zonas calurosas, como Piura, ya que la cámara de aire funciona como aislante térmico. Además, esa cámara de aire también funciona como aislante acústico, lo cual es muy agradable cuando llega la época lluviosa. Es frecuente encontrar las láminas de estos techos en yeso, anime o PVC.
  • Techo, cubierta o azotea verde: es el nombre que recibe el techo de una edificación cuando está parcial o totalmente cubierto por vegetación, bien sea directamente en el techo, o en un medio apropiado para el cultivo. Este tipo de techos cumplen con una función ecológica, ya que ayudan a mejorar el hábitat y a ahorrar el consumo de energía, puesto que la vegetación y las capas de tierra absorben el impacto directo del sol en el techo. Es imprescindible que lo instale un experto que garantice que la losa resistirá el peso de las capas, y que el agua de riego para las plantas no causará filtraciones.
  • Techos de madera: son muy utilizados en cabañas, casas tipo americano, alemán y campestre. Es frecuente encontrar este material en interiores, cuando la madera en forma de tablas o paletas se encaja a manera de rompecabezas, para formar una superficie lisa, uniforme y sólida. Los diseños que se pueden crear con esta técnica son muy variados y bonitos. Este techo es ideal para zonas de clima cálido.
  • Techo de láminas o planchas metálicas: este tipo de material (aluminio, zinc, entre otros) no aísla ni el calor, ni el sonido. Por esta razón es frecuente encontrar que a las edificaciones con techo de estos materiales también se les coloque un techo raso o suspendido, con la finalidad de crear una capa aislante.

Entre los otros tipos de techo se encuentran los de tejas, mallas o membranas, concreto, paja, bambú, arcilla, tierra, azulejos, cristal, entre otros.

Algunos techos según su forma o estructura

  • Falsos techos: se adhieren a otros, sobre todo cuando estos no están en óptimas condiciones. Cubren imperfecciones y/o objetos que no se quieren mostrar.
  • Techos planos: su superficie es plana.
  • Con pendiente: tienen pendientes, por lo que la lluvia o nieve no se estanca, por lo que la humedad no se filtra la humedad al interior. Pueden ser de una o más aguas.
  • Techos curvos: como los que usan las iglesias y mezquitas entre otros. 
  • Catedral: se adhieren a la parte superior de la edificación.
  • De cobertizo: similar al de catedral, pero menos ladeados, por lo que circula mejor el aire.

Ten presente que, sin importar el tipo de techo o el material que elijas, homify te recomienda siempre poner tu proyecto en manos de la gente que conoce y realiza bien su trabajo.